discursoboda hermana novia

Preparar un discurso de boda

Las bodas son celebraciones que, sin duda, deben ser momentos inolvidables y, con ellas, cada detalle que se realice para los novios en su día. Muchos son los preparativos de los que deben ocuparse los futuros marido y mujer pero también hay aspectos en los que los invitados deben dar la cara. Es el caso concreto de los discursos de boda que se escriben para la ceremonia, sea para un/a hermano/a, un familiar o un/a mejor amigo/a.

Los discursos cuentan también como regalo para los novios y suponen una presión considerable. Para llevar a cabo este tipo de presentes tan significativos, es necesario guardar una relación bastante cercana con la novia o el novio, ya que se trata de expresar algunas palabras de alegría, nostalgia, dicha, regocijo y todo un mar de emociones que se siente. Es decir que cuando alguien allegado contrae matrimonio, es oportuno y necesario conocer los sentimientos y vivencias de los protagonistas para de esta manera realizar un discurso que mueva la fibra de cada uno.

discursoboda hermana

Amaia Salamanca emocionada dando el discurso para su hermano

Una celebración de boda es un momento para no olvidar, debe marcar el sentimiento y la entrega que están realizando los familiares y amigos más cercanos que comparten esa felicidad. Las palabras para expresar lo que se está sintiendo en esos momentos parece que se vuelven ajenas, ya que muy a menudo parece que la felicidad y los sentimientos encontrados no permiten hallar las frases ideales para escribirle a los novios. ¿Qué escribir? ¿Cómo empezar? Aquí van algunas pautas a seguir:

  • Hay que tener muy claro que en el discurso debe prevalecer ‘el Amor’, ese debe ser el eje principal del mismo, además eso permitirá hacer aflorar los mejores deseos para los novios.
  • Para comenzar a plasmar las primeras letras para el discurso es importante visualizar los deseos que se quieren forjar para los recién casados.
  • No es necesario copiar un poema, debe sencillamente ser especial. Palabras que fluyan de lo vivido y de los conocimientos que se tengan de los novios, es de gran significado que sea algo propio de quien lo escribe.
  • Es absolutamente característico que dentro del discurso vayan anécdotas o algunas experiencias de vida que se hayan compartido pueden ser alegrías o tristezas eso dará un toque más íntimo y personal.
  • Está permitido parafrasear,  puede tomarse un poema, una cita bíblica o un párrafo para así comenzar el escrito propio, eso muchas veces inspira a aquellos que no son tan buenos para la redacción. En otros de los casos puede utilizarse un fragmento o cita textual para la conclusión ya que esa podría ser la guinda del pastel.
  • Colocar dentro del escrito quién eres para los novios, es importante identificarse, para que así los invitados tengan conciencia del por qué escribes para los recién casados y por qué son tan importantes tus palabras.
  • Coloca el discurso sobre tarjetas bien presentadas y con orden, para que pueda quedarle de recuerdo para los novios.

Lo que más debe destacar al momento de realizar un discurso para una boda es que sean deseos que nazcan del corazón y que por supuesto toquen los sentidos de los que realizaron la unión. Ellos deben ser el norte, de manera que al momento de ser leído la entonación debe llevar los matices y las emociones que representan para así lograr una sonrisa y porque no, alguna que otra lagrimilla de felicidad.

discursobodas

Discurso para boda

Por ejemplo, aquí van algunas ideas para incorporar en el discurso de boda para una hermana:

 “Como hermana estoy complacida con esta unión, deseo que la entrega, el amor y la infinita dicha que se proclaman el uno por el otro se mantenga hasta el final de los tiempos, que sigáis irradiando vuestra felicidad sobre cada uno los que os conocemos”.

“He tenido la suerte, como hermana, de haberos observado desde que os conocisteis y os enamorasteis hasta hoy queos habéis convertido en marido y mujer. Los sentimientos me invaden y lo que quiero desearos es la felicidad infinita, esa que siempre soñé para ti, mi querida hermana”.

Si el caso es que tienes que escribir el discurso para la boda de una amiga, puedes ir intercalando recuerdos, anécdotas y buenos deseos para la pareja.

 “Me basta con verte feliz para saber que es la pareja perfecta para ti. De todos modos, yo voy a estar aquí a tu lado, siempre como tu fiel amiga”.

“Que esos corazones que hoy se unen en matrimonio se mantengan así por el resto de sus vidas amiga, y que cada día se conozcan y complementen aún más”.

“Mi amiga, hoy unes tu alma al hombre que amas, espero que esa unión perdure en el tiempo y seas tan feliz como muchas veces lo imaginamos juntas, que tu felicidad sea ejemplo para encontrar la mía”.

discursoboda hermana

Discursos de boda emotivos

La cosa se pone aún más intensa si son los padres los encargados del discurso de boda:

“La emoción que hoy me invade es inexplicable, hoy debo entregar a mi pequeña hija a otro hombre, al que hoy se une en matrimonio y será su esposo, se convertirá en una ‘señora’ pero en mi corazón seguirá siendo mi niña. Que seas muy feliz hija mía, aquí voy a estar por si me necesitas”.

“Hoy debo asimilar definitivamente que abres tus alas y formarás otro nido, el de tu propia familia. Solo pido a la vida que te permita encontrar esa dicha prometida, que la unión que hoy realizas te haga inmensamente feliz, mi pequeña”. 

Discursoboda

Discurso de boda

Aquí hemos puesto ejemplos de frases estándar sacados de algunos discursos con fuerte carga emocional. Quizá tengáis en mente realizar un discurso de boda original y puede ser genial pero también puede convertirse en un completo desastre (con el ridículo que eso conlleva). Hay que conocer bien la situación, el tipo de boda, los invitados e intuir qué se espera de nosotros. No queramos pasarnos de graciosos ni convertirnos en los protagonistas. Habrá que encontrar el punto justo intercalando frases directas al corazón con otras para sacar sonrisillas.

¿Cuál sería el momento oportuno para leer el discurso? No existen ni tiempos, ni reglas, ni espacios rígidos para llevar a cabo la lectura del discurso que se ha preparado, pero lo que sí es notorio es que hay momentos en que las emociones están a flor de piel. De manera que esos son los instantes que hay que aprovechar durante la ceremonia. El momento del brindis o antes del primer baile son momentos puntuales en los que queda perfecto dar el discurso de boda.