Casarse playa

¿Cómo dar el ‘sí, quiero’ en la playa?

La arena, la caída y puesta del brillante sol, los sonidos naturales de las olas, las aves y el cielo infinito son, sin lugar a duda, las características que conquistan para dar el “Sí quiero” en la playa. De allí el ambiente inspirador, sentimental y romántico que guarda la realización de una boda al aire libre. Es por ello que hoy en día gran cantidad de parejas optan porque esta sea la localización perfecta para efectuar este símbolo de unión.Preparar una boda no es tarea fácil y hacerlo en un ambiente como éste implica un desafío, pero se convertirá en una celebración de ensueños si se conocen los pasos apropiados.

Bodas de playa

Casarse en la playa

 

Escoger la playa ideal. Definir en qué cuidad o país está ubicada la playa soñada siempre debe ser el primer paso y el más importante para continuar con la preparación. Esto implica concretar el traslado de invitados y familiares y el hospedaje como puntos claves para no hacer pasar malos ratos a los asistentes y así tener todo en orden. Hay que considerar las vías de comunicación de la playa, que no esté muy retirada y sea de fácil acceso. Sobre todo, informaos de que se permita realizar bodas en ella! nada de ir por vuestra propia cuenta a lo loco.

Preferiblemente por la tarde. No solo porque el sol en esos momentos deja ver sus mejores planos, sino porque la playa estará relajada y libre de temperaturas muy altas, esto para que los asistentes se sientan lo mas cómodos posibles y para evitar insolaciones. La opción de la mañana que también es factible siempre y cuando no sea verano.

Bodas playa

Boda al atardecer

Los colores que sean claves para decorar. Sin duda que el blanco es un tono universal y en este caso muy particular se adapta como anillo al dedo, siempre es idóneo para este tipo de bodas. Es un tono neutro que se puede combinar con toda la gama de colores que existe y con todos los detalles decorativos. Aconsejamos escoger entre tonos beige, para inspirar un ambiente romántico o azules para un ambiente marinero.

La mayoría de las novias se inclinan por el azul, aunque es un color que tiende a descartarse por no ser el rojo romántico que casi todas sueñan, queda muy bonito en un ambiente de playa. En especial por el contraste de varios azules: cielo, mar y decoración deben inspirar una armonía propicia para la ceremonia.

Boda playa

Decoración para bodas en la playa

Pocos invitados. Para no salirse de contexto ni de caracterización, este tipo de celebraciones deben guardar una especie de intimidad, es decir que la lista de invitados debe reducirse a familiares y amigos más cercanos para que no se rompa el romántico estilo de una boda en la playa. 

Hospedaje. Es altamente significativo que los accesos al lugar de la boda sean fáciles para que los invitados puedan acudir al sitio sin ningún tipo de complicación y que les resulte cómodo. Una buena opción es escoger un hotel que ofrezca una playa privada para la ceremonia y al mismo tiempo sirva de hospedaje para los invitados.Tendréis la comodidad de tener un acceso fácil y contar con servicios necesarios como baños cercanos y vías de comunicación indispensables.

Boda en playa

Invitados de boda en la playa

Un menú ligero. La comida no debe ser ni exuberante ni de grandes banquetes, lo más recomendable es decidirse por platos ligeros, y que los verdaderos protagonistas en este caso sean los cócteles, los zumos y la comida fría. Los pescados y mariscos son la mejor opción, ya que no se puede escoger un mejor sitio para servir deliciosos platillos frescos y exquisitos manjares combinados con las delicadeces que ofrece el mar.

Flores para engalanar. Este tipo de accesorios son vitales para una celebración y más si se trata de una boda que significa unión, vida y felicidad. Es por esta razón que las flores no pueden faltar, si bien la playa es un lugar ideal, el detalle de las flores no puede obviarse. Para un ambiente romántico aconsejamos las calas, orquídeas y rosas blancas, muy delicadas y propicias para los adornos y decoraciones del ambiente. Para algo más atrevido, flores tropicales de colores vibrantes.

El recuerdo de la boda. Con la misma elocuencia que implica la celebración de un matrimonio con el mar de fondo, así deben ser los recuerdos que los invitados deben llevarse. Para estas celebraciones se puede desplegar la imaginación: sombreros y gafas de sol, estrellas de mar o conchas personalizadas, toallas, hinchables para el agua, botellas con mensaje… imaginad cuantísimas posibilidades. Imncluso estas originales chancletas personalizadas de Flipsidez.

Boda playa

Obsequios temáticos de playa

La animación musical. Casarse y no bailar es como no casarse, de allí viene la importancia de la buena música y el buen sonido que se necesita para poner en movimiento a todos los invitados. Pero el baile mejor celebrarlo ya en alguna pista, porque la arena dificulta un poco la tarea. Eso sí, durante la ceremonia o para la llegada de los novios quedan ideales baladas instrumentales inspiradas en el mar.

El vestido de la novia y los invitados. Teniendo en cuenta el clima y las características que suelen reinar en ese escenario, el tema del vestuario es delicado, tanto para la novia como para los familiares y amigos. Lo que vale la pena resaltar es que hay que dejar un poco de lado los formalismos y la rígida elegancia para encontrar un equilibrio con la comodidad. Ropa liviana y cómoda, colores claros, telas ligeras y finas y quizá algo para cubrirse cuando empiece a soplar la brisa.

El maquillaje y el tocado de la novia. Por ser la novia, evidentemente, todas las miradas van a centrarse en ella. De ahí la necesidad de que luzca resplandeciente y acorde a la temática. Un maquillaje suave y naturas, con colores claros y propiedades transpirantes y waterprof. Otpar por un recogido o semirecogido es una buena opción para combatir el calor y que la brisa y la humedad no nos jueguen malas pasadas.

Boda playa

Casarse en la playa

Por último, recordaos de informaros bien sobre todo lo referente al ámbito legal. El acta de matrimonio civil certificada, o en su defecto el ente encargado de validar la unión, unos padrinos o testigos y, obviamente, la disposición y las ganar de casarse de la pareja!