Lo mejor en bodas

Bodas DIY

Si eres un/a manitas, con paciencia y fan de pinterest, ya conoces lo que es el DIY y seguro que la decoración de tu casa lo refleja. Ese don te puede ser muy útil a la hora de organizar tu boda ya que el “Do it yourself” o “Hazlo tú mismo/a”  te ofrece la posibilidad de conseguir una ambientación increíble, ahorrando presupuesto y en la que puedes ser tu propia diseñadora de interiores.

¿Quién dice que para tener una decoración de boda impecable tienes que gastarte un dineral, contratar a personal externo o comprar todo previamente fabricado? Lo de “manualidades” puede que en algunas cabezas todavía suene a algo demasiado “informal” o incluso “cutre” pero nada que ver. De hecho, las bodas DIY se popularizaron hace ya un tiempo y siguen siendo una opción para aquellas parejas en busca de algo 100% personalizado y con un toque original. Porque en estos casos, aunque la idea sea la misma, nunca saldrán dos iguales y a cada detalle se le puede dar un toque diferencial. Por no hablar de la satisfacción que produce el poder disfrutar y compartir algo hecho por nosotras mismas.

DIY wedding

DIY decoracion

Te dejamos con las ideas más comunes y que mejor resultado dan para la decoración de espacios en bodas. Son ideas sencillitas y al alcance de todas, así que ármate con materiales, pistola de silicona y paciencia y disfruta del proceso. Siempre puedes liar a amigas/os y allegadas/os para que te echen una mano y echar también unas risas preparándolo.

  • Invitaciones: para empezar, como siempre, las invitaciones. Existen multitud de plantillas descargables pero esa opción nos parece un poco impersonal. También venden packs para construirlas con tus propias manos añadiendo florecillas, cuerdas, un sello personalizado…etc. En el caso de las invitaciones, quizá sí que es mejor contar con una diseñadora profesional. Puedes imaginar cómo la querrías y hacer un croquis para contárselo y así lograr unas invitaciones únicas.
DIY wedding

Invitaciones DIY

  • Guirnaldas y banderolas: las reinas de la decoración DIY pero no por eso pierden su gracia. Son más bien un sello de identidad de este tipo de celebraciones. Y es que aportan alegría y llenan el espacio como ninguna otra cosa. Además hay muchísimas opciones en cuanto a colores, formas y materiales. Telas, rafia, organza, papel, cartulina, plástico…. podéis hacer flores, corazones, banderolas, origami, estrellas… incluso podéis hacerlas con hojas y elementos naturales.
DIY wedding

Guirnaldas DIY

  • Luces y lámparas de papel: algo tan simple como pintar bombillas ya puede dar un toque diferente al espacio y crear ambiente. También se pueden hacer lamparas de papel para cubrir las bombillas pero en ese caso procurad que no sean de las que se calientan o podéis tener un disgusto.
DIY wedding

Lámparas y farolillos

  • Cajas y palets: perfecto para bodas rústicas y boho. Pueden colocar en un palet o en cajas tu seating plan o guirnaldas de las que hablábamos más arriba o botecitos de los que hablamos más abajo. Los palets también pueden servir para colocar señales y apoyar cartelería en ellos en vertical o como mesas y bancos si los agrupamos en horizontal y les colocamos unos cojines. Igual que con las cajas. Acuérdate de pulirlos para que no haya astillas y puedes pintarlos o recubrirlos con telas.
DIY wedding

Cajas y palets

  • Botellas y botecitos de vidrios: botellas de refresco, de cervezas, de tónicas y esos tarros tan monos en los que viene la mermelada, conservas o la crema de cacao. Guárdalos todos y usalos también en la decoración. Puedes potenciar la variedad o también se pueden pintar con aerosoles especiales y homogeneizar los colores o recubrirlos con cuerdas y telas. Se pueden colgar tal cual o con velas dentro, rellenar de arena o de sal pintada con tiza, y, como no, hacer centros de mesa y usarlas de floreros.
DIY wedding

Botes y botellas

Así, no solo vas a tener una celebración increíble, bonita y versátil, que deje boquiabiertos a tus invitados, sino que también, como dijimos al principio, podrás guardar en tu corazón esa satisfacción de haber sido tú, la que hizo gran parte (o toda) la decoración de ese gran día.