Las mejores bodas

Diferentes tipos de velo de novia

Son tantísimos los detalles a tener en cuenta al organizar una boda que hasta que no te ves en el meollo no reparas en el mundo que existe en el panorama nupcial y su gran abanico de posibilidades. Escoger cada detalle implica tomar una importante decisión y para ello debemos conocer bien las distintas opciones. Ya sabemos que el look de la novia suele ser uno de los puntos fuertes en cualquier boda, de ahí la relevancia que cobra para cualquier chica dar con el vestido de novia ideal, y no solo eso, también están los zapatos y complementos, entre ellos el velo. Es cierto que también hay quien decide prescindir de ello y llevar un tocado, una corona o tiara, un simple broche o pasador… pero en general las novias siguen apostando por el velo en la parte de la ceremonia.

Vestidos de novia

Velos de novia

Así pues, para que tengáis más claras las opciones entre las que escoger, os contamos los diferentes tipos de velo de novia que podéis encontrar en el mercado. Se suele hacer la clasificación según la longitud aunque también pueden variar en cuanto forma/corte, manera de colocarlo o el material.

Ruso o Jaula: el más corto de todos, serían esos modelos que cubren una parte de la cara llegando hasta la nariz o mentón, nunca más abajo. Se usan telas finas o de rejilla para no impedir la visibilidad y que sean muy incómodos, son ideales para bodas de estilo retro.

Velos de novia

Velo ruso o birdcage

Blusher: es un velo corto que llega hasta debajo del mentón o los hombros y normalmente se usa en ceremonias religiosas para tapar la cara de la novia cuando va caminando hacia el altar. Después se echa para atrás y se suele combinar con otro velo trasero más largo.

Velos de novia

Velo Blusher

Elbow y mantillas: no es tan común pero existe esta opción de unos 72cm de largo y que llega hasta los codos o la cintura. Se suele integrar en el peinado o vestir a modo de mantilla. Las mantillas son típicas del folklore español y se hacen con telas de encaje y puntillas aunque pueden ser más largas.

Velos de novia

Velo mantilla

Puntas al dedo (fingertip): es un velo ligero que va hasta la cadera o hasta la punta de los dedos. Es un largo cada vez más común ya que encaja bien con todo tipo de vestidos.

Velos de novia

Velo fingertip

Vals (Waltz): si el velo se extiende hasta los tobillos sin llegar al suelo es tipo vals y también existe la opción de semi-vals con largo hasta las rodillas.

Velos de novia

Velo tipo vals

Capilla (Chapel): se trata del velo largo tradicional que se extiende desde la cabeza hasta los pies y se arrastra unos centímetros por el suelo. Suele rondar los 2 metros y se combina bien con el blusher.

Velos de novia

Velo Capilla

Catedral: más largo que el anterior, majestuoso y normalmente acabado con trabajadas puntillas, sus medidas oscilan los 2 y 3 metros de largo.

Velos de novia

Velo catedral

Hay que escoger bien el velo teniendo en cuenta el corte del vestido que llevaremos, el tipo de peinado, la forma de nuestra cara y, por supuesto, fieles al estilo que estemos siguiendo.